Astro es una empresa de éxito
porque nuestros colaboradores son especiales

Una empresa está formada, más que por sus productos, por las personas que trabajan en ella: es el motivo por el cual creemos que nuestros trabajadores son el activo más importante de Astro.
Todos nuestros clientes nos dicen que hay una energía única en las personas que trabajan con nosotros, un verdadero “Astro’s way“: pasión, positividad, profesionalidad y motivación, a ello se une un acercamiento constructivo y fuertemente orientado a la resolución de problemas.

El cliente
siempre en el centro

Todos nuestros trabajadores trabajan sabiendo que el éxito y el futuro de la empresa dependen de la capacidad de garantizar a los clientes una costumer experience superior a todos los niveles:  productivo, cualitativo, comercial, administrativo, hasta llegar a la logística.

Situar a los clientes en el centro de la propia actividad es el objetivo individual y colectivo, que se puede alcanzar solo actuando de manera responsable del modo más eficiente y proactivo posible.

Incentivamos
las buenas ideas

Astro es, intencionada y estratégicamente, una organización no rígidamente jerárquica. Se anima a todos a expresar su opinión, hacer preguntas y sugerir soluciones independientemente de su papel, para contribuir activamente al éxito de la empresa.

Nuestros colaboradores están vinculados de una manera particular a la empresa porque se sienten totalmente involucrados en su gestión, conocen y comprenden sus valores y objetivos, son conscientes de que la buena evolución de la empresa depende, ante todo, de la calidad del compromiso individual.

Cultivamos
los talentos

En Astro incentivamos y premiamos el talento individual: hemos adoptado un sistema de formación continua, con acompañamiento e instrucción a los recién contratados, cursos colectivos de formación en temas de seguridad alimentaria, cursos sobre la responsabilidad social y ambiental y, para algunos cargos y funciones, cursos de actualización y de lenguas extranjeras. Una atención particular está dirigida a los derechos de las mujeres trabajadoras y al respeto de las “cuotas rosa”: en las líneas de producción más del 40% del personal es femenino.